Sobre Nosotros

Por más de 50 años hemos servido a la comunidad de Puerto Plata en Rep. Dominicana, ofreciendo una gran variedad de productos y un servicio personalizado.

Nuestra historia

 Del nacimiento de la librería Rodali ya han pasado 52 años, que no fue el fruto fortuito ni apareció al azar, sino que fue la realidad de un sueño que venía germinando desde hacía mucho tiempo en la mente fértil de su fundador Roberto Santana, maestro, coleccionista de revistas y cómics. Abre sus puertas en Puerto Plata el día de San Valentín de 1968; lo hace de manera sencilla en la pequeña sala del hogar de la madre de su futura esposa Dalila Osoria. La mercancía que la gente demanda define lo que se va a vender. Por consiguiente, introduce la venta de libros didácticos y útiles escolares, al tiempo que crea una nueva forma de mercado para la zona, dando a conocer la Rodali como un establecimiento donde, por encargo, se puede adquirir una gran variedad de artículos. Con esta política vanguardista rápidamente logra posicionarse en la mente del consumidor, haciendo crecer el negocio gradualmente. En ese mismo año Roberto se casa con Dalila Osoria y traslada la librería a un nuevo local en la calle 12 de Julio. Útiles deportivos y juguetes se añaden a la lista de sus departamentos, trayendo comodidad a los puertoplateños, que ya no tienen que trasladarse a otra ciudad en busca de  éstos y otros artículos. En los próximos años el negocio muestra una prosperidad sostenida y luego se construye un moderno edificio en la calle José Ramón López #10, para suplir su necesidad de más espacio. Con la llegada de nuevos tiempos y con ellos los mayores desafíos, la más joven de sus cuatro hijos, ya graduada con honores en Contabilidad y Administración, Janomah Santana, afronta junto a su padre la vida empresarial, con la ardua tarea de organizar el negocio y traerlo a la modernidad. Hoy, Librería Rodali, se proyecta segura hacia el futuro, gracias a la confianza y el respeto del público que la ha hecho suya, de la mano de Janomah, siempre firme, gentil, humilde, esforzada y disciplinada, cualidades que dice haber aprendido de su padre, Roberto Santana, un triunfador puertoplateño que llegó desde la más humilde posición, trabajó incansablemente y con más de ocho décadas de vida, está retirado sin abandonar lo que ha sido su pasión: la familia.

Abrir chat
1
Contáctanos
Hola, ¿En que te podemos ayudar?